29 jul. 2012



    Entrada 66 (Red 3 de 16) Narrador Omnisciente

    Con un golpe seco, dejó caer los brazos. Al instante dos amarres de Plasti-dur, maniataron sus muñecas, hizo fuerza para liberarse pero no hubo manera. –Bien- dijo en voz alta. Ahora ordenó mentalmente al casco de interface su apertura, y en un instante se vio liberada.  El asiento parecía funcionar perfectamente. Se levantó dirigiéndose a una mesa situada a pocos metros. En ella, había dejado de manera ordenada, unos V-Scripts 7t, un amplificador de memoria externa con función de disco duro integrado carente de marca, un conector de doble entrada de uso militar, marca Militech y un bucal Kendachi para la dentadura.

    Despacio, sin prisa, empezó a equiparse como tantas veces en el pasado había hecho, pero esta vez era especial: era la primera vez después del Botón Rojo. En ocasiones, incluso llegó a pensar que nunca más correría por una red, pero ahí estaba de nuevo, dispuesta a sumergirse entre códigos binarios, algoritmos con forma y demás componentes del basto mundo no físico.

    Se ajustó los V-Scripts, esos guantes de red que había estado tentada de tirar o realizar trueque con ellos, pero siempre supo que algún día volvería a introducirlos en sus manos, como estaba realizando en este momento. Retiró el fular del cuello, para dejar bien despejados los huecos de su conector de red y entrada de interface. En el conector de red enchufó el duplicador de entradas y en una de ellas conectó el amplificador de memoria externa, se sentó en el sillón, enchufó por el otro puerto duplicado el conector del casco, por si necesitaba cambiar de modos de visión. Insertó el cable modem a su conector de red, notando un escalofrío producido por los nervios de la ocasión. Para finalizar, se puso el bucal y se encajó el casco.