18 ago. 2012



Entrada 98.

    A la mañana siguiente, Black Jack se preparaba para emprender la marcha. A duras penas pudo calzarse dentro del peto blindado BH7. Un pensamiento rondaba su cabeza desde la tarde de ayer, las palabras de Hamilton, tan claras y tan misteriosas a la vez… Complicado iba a ser el envite.

   Con sumo cuidado entalló su dolorido cuerpo dentro de la gabardina de blindaje blando. El brazo izquierdo quedaba exageradamente abultado y las capas de tensoplas le limitaban la movilidad, por suerte, era diestro.

   Vio reflejada su imagen en un gran espejo adosado en el armario, apenas reconoció a la persona que vio reflejada; barba desaliñada, ojeras pronunciadas y una mirada que recordaba bien poco, al inspector de policía que fue en antaño.

   Enturbió la imagen reflejada, desenfundando su nueva pistola japonesa requisada en el tiroteo de la plaza, conforme tenía el brazo izquierdo, no había que dejar de lado, usarla en distancias cortas, girarse y encañonar de manera rápida con su Remington a priori parecía complicado.

                                          Black Jack. Por Óscar Font




                                                                Ir a entrada 100