3 abr. 2013




-Luz –Susurró, en la interioridad apareció un cuadrado que reflejaba luminosidad azul, deslizó la mano hasta el cuello, con los dedos tanteó detrás de su oreja izquierda, con cuidado retiró una peca sintética que hacía de tapa para su entrada de cable húmedo.

-Solicitud de conector para modo: Teclado Rem –Señaló con voz clara.

Se abrió un compartimento y un diminuto brazo mecánico con dos palas dejó caer sobre su palma un chip con entrada húmeda. La insertó detrás del lóbulo de la oreja en la cavidad que había dejado abierta y cerró los ojos, mientras ordenaba apagar el sistema luminiscente.

No tardó en dormirse, cuando el sueño alcanzó la fase rem, se conectó automáticamente a la red interna de la base. Desplazándose por el clon virtual de las instalaciones en fu forma de Avatar; una pequeña esfera azul casi traslúcida que mutaba en un asterisco 3D cuando procesaba datos. Llegó a su lugar de trabajo conectado directamente al córtex central para dictar un escueto informe de lo sucedido y de ahí derivar por los canales de información a quien correspondiera.

Todo lo referente a seguridad se gestionaba con la máxima ligereza posible, en tan solo una hora ya había trascendido a capas altas de la estructura y de ahí a diferentes departamentos de logística; en los cuales a marchas forzadas y con premura militar, gestaban una operación de exploración al extrarradio.
Al amanecer y atiborrada de sindromina, droga encargada de paliar el malestar del periodo. Nadia se encontraba en una sala militar llena de pantallas flotantes donde se monitorizaban los ritmos cardiacos del COM 0 nombre que recibía el escuadrón encargado de realizar reconocimiento visual fuera de los radares perimetrales.




-----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Nota: En unas semanas subiré el segundo episodio. Gracias por leerme