3 ene. 2022


    Entrada 2. Narrador Observador.

    Era un hombre alto, de complexión fuerte debido al implante de hueso y músculo, algo entrado en años como mostraban las canas de su cabello rasurado al viejo estilo cepillo militar. Mientras subía las escaleras del hostal de Pola hacia las habitaciones, se detuvo un instante, se miró la temblorosa mano derecha, cerró el puño un par de veces, luego se frotó la cara y continuó por las escaleras.

    Una vez dentro de la mugrienta habitación alquilada, dejó una pesada mochila en el suelo, aseguró la puerta con una silla, desenfundó de la vaina de la espalda una escopeta Remington Sodom y la dejó sobre la cama, a un lado pero a mano. Del zurrón que usaba de bandolera, con sumo cuidado sacó un hornillo, lo puso sobre una mesa pequeña, lo encendió y posó sobre la llama un trozo de papel de aluminio con una piedra blanquecina. Conforme se deshacía y burbujeaba, la piedra soltaba un ligero humo. Se agachó y lo inspiró con un tubito.
   
    Todo su cuerpo se doblegó extasiado durante un segundo, de los pies a la cabeza. El espasmo terminó con un resoplido de placer, más relajado apagó el hornillo e hizo crujir los nudillos y los dedos de ambas manos mientras se sentaba en la cama. Cogió una vieja PDA, intentó encenderla repetidas veces. Las baterías estaban tan desgastadas por los años de uso que nunca hacían contacto a la primera. Con paciencia, al final se encendió y pudo comenzar a escribir.


                                                      Armería:  Remington Sodom                 
                     
                                            Cyber-implantes: Implante hueso y músculo 





                                                                       Ir a entrada 3