29 jul. 2012


    Entrada 62 (Net-runner 11 de 12) Narrador Omnisciente.

    Hoy era el día de autos, Corven para relajar los nervios de al incursión, se puso a trabajar en los bajos del arcaico Ford Focus del 99 que estaba reparando para Net-La, parte del trato, era proporcionarle un vehículo, por mucho que a Net-La le interesara el trueque de reparación en sus implantes, hizo mucho hincapié en no poder perder el tiempo y la reparación de implantes es costosa en tiempo, a Corven no le quedó otra, que resucitar un coche de más de veinte años que para su suerte, lo dejaron en el taller antes de abandonar las instalaciones y sumarlo al trueque.

   Pese al buen ambiente que se respiró durante este tiempo, a Corven cada noche le asaltaban sus fantasmas mentales, Sara le atormentaba, el hecho de tener bajo su techo o mejor dicho en el techo de al lado, dado que Net-La pernoctaba en el taller, vivir al lado de la asesina de dos vecinos y en especial de una buena amiga, le reconcomía. 
<<Bien esto ya esta listo, silencioso reparado y “Venganza de Sara” instalada>> pensó el mecánico.

   Venganza de Sara era como llamaba a una bomba lapa, que había instalado en el bajo, fue una decisión rápida y subyugada por la ira de la venganza, cuando no la necesitara y se alejara con el coche, la volaría por los aires, o eso quería pensar, pero en su fuero interno, sabía  que iba a ser una decisión difícil de tomar, es diferente presionar una Militech L para que dispare contra unos asaltantes, a presionar un botón y matar de manera tan cobarde a alguien.

   Pasó la tarde y llegó el momento… Net-La y Corven se despidieron, una de las condiciones de la net-runner era total soledad en la incursión, tenía el sillón conector en el taller y quería estar con la persiana bajada, Corven respetó esa decisión, le deseó suerte o citando literalmente “mucha mierda” emulando la jerga del espectáculo y salió del taller cerrándole la enorme persiana metálica.