19 jul. 2012


    Entrada 41.(Presente 3 de 8) Narrador Intradiegético Black Jack.

    Cuando te mutilan un miembro sólo hay dos reacciones: entrar en shock y tratándose de un tiroteo ya nunca recuperas la conciencia o el cuerpo es inducido a una subida de adrenalina, dotándote durante un corto periodo de tiempo  de capacidad para realizar acciones impensables. Como el salto con una sola pierna y ayudada por un brazo, que esta bandolera de poca monta acababa de realizar. Emulando el buen hacer de un mercenario profesional, cayendo entre dos paradas del mercado, tiradas al suelo por la huida de la gente, cuando empezaron a sonar los primeros tiros.

    No dudé, pese a mi blindaje muy superior, una cobertura siempre es una gran ventaja y rodé rápidamente, hacia la fuente para estar a la par. Me esperaba una ráfaga de Ingram, pero en cambio, tronaron armas de calibre muy superior.  Sus compañeros, finiquitados los defensores del badulaque, se dirigían hacia mí, creando una zona de fuego con su avance. Con la espalda en el ancho de la circunferencia de la fuente giré hacia la izquierda, dejando a la mutilada de la Ingram más a mi derecha y encontrando un término medio,  para no ser un blanco de los cuatro hombres, que se dirigían por el centro.

    A la izquierda, de su desigualada formación y algo más adelantado, bramando fuego con un fusil de asalto nacional; Cetme Modelo L ,  un orondo saco de grasa, se convirtió en mi primer objetivo a batir.

                                 Cetme Modelo L


                                                                                   Ir a entrada 42