19 jul. 2012



    Entrada 40. (Presente 2 de 8) Narrador Intradiegético Black Jack.

    Emboscando y a corta distancia, la Disfraces me había “apuñalado” con una ráfaga de Ingram. Los primeros impactos, habían sido absorbidos sin problema por mi gabardina de blindaje blando, combinando resistencias con el peto de blindaje duro, produciéndome un inmenso dolor en la espalda y tirándome de cruces. El resto de la ráfaga por la poca profesionalidad para afrontar el retroceso, se le fue alta. Rodé sobre mí mismo, mientras ordenaba con el pensamiento; <<ráfaga de tres sin ahorro de munición>>, haciendo tres disparos no apuntados, mi intención no era impactar, sino que dejara de estar tan firme y recta disparándome a placer. La reacción no se hizo esperar, apenas hablo mi Remington, agacho la cabeza y encogió el cuerpo. Ese par de segundos me fueron más que suficientes, desde el suelo en una posición incomoda pero clara, le disparé a la rodilla partiéndole la pierna por la mitad, mi segundo disparo tenia que ser el que segara la vida.

    Sólo escuché un “click”, mi arma es inteligente, si no vá a impactar a mi objetivo o le doy la orden mentalmente para una ráfaga de cobertura, automáticamente bloquea el último paso del gatillo y no produce disparo, un buen sistema para ahorrar munición. No se aún como pude fallar teniéndola tan vendida, me estaré haciendo viejo…