19 jul. 2012



    Entrada 43 (Presente 4 de 8) Narrador Autodiegético Black Jack.


    Pese a contar con la protección del casco, con sumo cuidado asome la cabeza, para situar el avance de los nuevos objetivos, para mis adentros me dije;  << aún están lejos>> y agache la que posa sobre los hombros.  Mientras la lluvia de balas castigaba la zona, incontables esquirlas de piedra saltaban por los aires, mientras quedaba poco a poco hecha añicos la fuente de piedra, cambié rápidamente de posición, para echar otro vistazo pasados unos pocos segundos;  << estos inútiles avanzan en línea sin cobertura >>.


    Después del tiempo prudencial  me moví ligeramente y me asomé con la escopeta por delante, <<Ráfaga >> pensé, para ordenar el cambio de modo de disparo a la Remington, tres sonoros disparos se escucharon en la plaza, sin ningún “Click” de por medio, el primer disparo impacto de lleno en el estomago del Gordo, haciéndole un nuevo ombligo del tamaño de un pequeño melón, el segundo disparo le impacto entre el Cetme que estaba disparándolo a la altura de la cadera y el brazo derecho, haciéndole añicos el arma e inutilizarle totalmente el brazo, el tercer impacto salió algo más alto, por el retroceso natural, seccionándole un trozo de cuello parte del mentón y múltiples daños a lo largo del hombro, ya castigado por el anterior disparo, como un saco se desplomó inerte sin respiración. << Zona de fuego>> ordené, anulando el modo “Click” de la Remington, poniendo la espalda contra la fuente y sacando únicamente el arma, vacié completamente lo que le quedaba de cargador.


    Con rapidez, el grupo que avanzaba, hasta ese momento, sin miedo alguno, presa del desconcierto por la reacción del que creían acorralado, se echó al suelo buscando cobertura. Inocentes… no se podían esperar la que les iba a caer encima, ese saco de mierda muerto sólo sería el principio.


                                                                 Ir entrada 44