29 ago. 2012


    Entrada 108.

    Hizo un repaso visual de su escuadrón: << ¿Que serían esos hombres antes de ser Cyborgs de combate?  ¿Qué crímenes habían cometido pre Botón Rojo? >> Se preguntó…

    El escuadrón pertenecía a SubAtica, en el pasado “Penitenciaria de máxima seguridad SubAtica”. En medio del océano Pacifico, sumergida a kilómetros de profundidad, se hundía una ciudad prisión exclusiva para Cyborgs militares y corporativos.

   El mundo cambió de era, cuando las leyes dejaron de ser respaldadas por fuerzas del orden, cuando el único régimen sobre el planeta era el caos y la humanidad se disgregaba en bunkers, uno a uno desaparecían los gobiernos y sus fronteras, junto con las todo poderosas corporaciones.

   En la nueva era, donde el poder se distribuía en multitud de pequeños núcleos de asesinos, mafiosos y lideres caciquistas. En un mundo tan menguado en recursos… SubAtica disponía de un millar de Cyborgs de combate, entre presos y carceleros, dos centenas de humanos profesionalizados divididos entre; técnicos de mantenimiento, cocineros, médicos, informáticos y un largo etc… Con autonomía propia en energética y logística; 6 submarinos de transporte, 3 helicópteros de corto recorrido, 4 AVs de Asalto y su máxima un Submarino de Fusión.

   La coexistencia entre Presos y Custodios impulsaron a una inevitable guerra civil, diezmando su población y llevándola al borde de un abismo de auto exterminio. Dos años después se firmó la amnistía total por crímenes pre Botón Rojo. Nacía la primera nación estado post-apocalipsis.