29 ago. 2012



    A poco más de un kilometro de distancia, sobre una duna algo elevada se alzaba un campamento improvisado, totalmente habitado por mujeres Bereber, iban y venían preparando un atril, con comida y bebida.



    Al tiempo llegó un Jeep, de su interior bajaron cuatro hombres. El chofer y el copiloto vestían con túnicas azul oscuro típicas de estas tierras, los otros dos ocupantes, sus ropajes lucían mayor prestancia y denotaban un cargo especial dentro de la jerarquía del país.

   El Imán Anzar, cruzaba parentesco con el nuevo profeta y Hodja de los Bereberes Jerbas Nauzet “La araña del desierto”. Cuando el AV se estrello, Anzar estaba encargándose de cuidar las almas de las tribus diezmadas por las diferentes incursiones que SubAtica acometía desde hacía unos meses sobre el continente Africano.
   Dotado de una Escolta compuesta por cincuenta guerreros Jerbas, se alzó como líder de este improvisado ejército formado en su mayoría por civiles. La voz como el viento del Sahara sopló por todas partes en cada recoveco de cada aldea, 50 leones iban tras un escuadrón de demonios metalizados, de todas partes, llegaron hombres con armas rusticas, machetes, hoces, cuchillos y en el mejor de los casos pistolas. Todos fueron aceptados, portaban el odio de la venganza como arma principal.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Imán <> Sacerdote
Hodja <> Hombre Sabio
Jerbas <> Bereberes residentes en la isla de Jerba(Yerba,Gerba) pre apocalipsis



                                                           Ir a entrada 112