30 ago. 2012

    Entrada 116.


    La circunferencia humana que rodeaba al estático pelotón de SubAtica se detuvo sin mucho orden y paulatinamente. Los Imanes al mando ordenaron avanzar a una fila de bereberes armados con fusiles a primera línea por los flancos del Norte, Sur y Este, formando una media luna, rodilla en tierra al unisonó que los cánticos de guerra comenzaron a disparar sobre los infieles metalizados tiro a tiro.
Sobre el Rombo Cardinal a una velocidad imperceptible pasaban disparos esporádicos, simples silbidos en el viento, en ocasiones chocaban sobre las extremidades implantadas o se estrellaban contra la placa del pecho y el casco de blindaje duro.

    Los intercomunicadores empezaron a señalar diferentes soldados, pero no se oía comentario alguno. Los centenares de gritos y las balas volando a su alrededor aceleraban la respiración de los menos veteranos, hasta el punto de activar las radios por detectar un sonido similar al habla.

E2: - …
O1: - …

    El omnipresente Sargento ordenó selectivamente subir la oxigenación del aire de los depósitos independientes alojados en los cascos Cicloides de Militech. Con premura se fueron dilatando las señales erróneas de radio de los fusileros, ahora solo se escuchaba la insistente respiración del Piloto, no estaba acostumbrado a este tipo de guerra.