25 sept. 2012





- Tú, charlie, vengo a ver a Lee -le dijo al hombre que atendía el negocio.

            Sus rasgados ojos lo miraron con desconfianza de arriba a abajo y tardó unos segundos en profesarle respuesta alguna. Un movimiento con la cabeza le instó a pasar hacia el interior de la tienda. Sabía perfectamente que no agradaba demasiado a sus amigos del este, pero el respeto que mantenían a su negocio, lo protegía en cierta manera, lo suficiente para permitirse algunas bromas. Para él, todos eran Charlie.

            Ya en el interior, dos soldados le cerraron el paso. De no ser por el tono amarillento de su piel que se dejaba entrever por los huecos de sus armaduras, no habría podido más que sospechar su etnia. El blindaje pesado y oscuro, forraban sus cuerpos a la vez que unas máscaras metálicas cubrían sus rostros. Un ligero destello rojizo en sus ojos le indicó el uso de implantes ópticos.

 -No armas -pronunció uno de ellos con la voz grave que confería el casco, a la vez que sus subfusiles le encañonaban.

            Con un suave movimiento se entreabrió la capa mostrando su fusil Dragonov que le colgaba del hombro, ofreciéndoselo a los guardias. Hizo el mismo movimiento para entregar su DesertEagle y su cuchillo. No le gustaba sentirse desarmado, pero conocía las reglas del juego y tenía que seguirlas. Después de un breve registro, se apartaron de su camino, permitiéndole la entrada.


Lee le esperaba al fondo de la estancia, sentado en una cómoda butaca de cuero curtido tras un gran escritorio de madera maciza. Al verlo aproximarse se levantó con una sonrisa en su rostro.

 -Bien hallado Aitor Samerson, ¿qué tratos te traen a mi hogar?- extendió su mano cortésmente- Oí rumores que el cazador había muerto en el Yermo, me alegro que no sea así.
 -Sí, yo escucho lo mismo de todo aquel que se aventura a recuperar. Algún día será cierto, pero por ahora estoy vivo y yo también me alegro, te lo aseguro- haciendo caso omiso de su saludo, dejó caer la pesada mochila que cargaba sobre la mesa.

                                      
                                                              Ir a continuación Ronin 2