21 sept. 2012



    Flanco Este Cyborg 


    Higs se incorporó raudo para encaminarse a la posición del compañero caído, el impacto sobre la MVulcan la había inutilizado para el combate dejándole desarmado. En cuclillas y recibiendo un par de disparos en el torso sin importancia se encaminó al flanco Oeste en busca del fusil de sobrante por la baja acaecida. Detuvo su marcha al ver la bengala sobre el cielo, << Nada bueno puede augurar eso >> Murmuró en pensamientos. Como acto reflejo volvió la cabeza al Sargento para ver si él la había visto. Su cabeza en alto siguiendo la trazada roja indicaba afirmativamente. 

No pudo dejar pasar un sentimiento de admiración a la valentía de su superior, ni un solo segundo estuvo en cuclillas, todo el tiempo que llevaban intercambiando disparos permaneció de pie. Era muy probable que bajo de todas las capas de metal alguna bala hubiera alcanzado la carne, sus dos brazos estaban humeantes y más de una avería le marcaría la información técnica dada por el monitor óptico del ojo cicloide. Su casco solo lucía una antena, los otros hechos añicos de un disparo se entremezclaría en estos momentos con la fina arena del valle.

Otro impacto esta vez en el cyber-brazo le sacó de los escasos segundos que habíase tomado para quedarse prendado de la gallardía del Sargento. De nuevo regresó a la realidad y bajo los silbidos de las balas cruzó por delante del Piloto hasta la posición de Marc. Un fusil con medio cargador y dos cargadores sueltos, esa iba a ser su arma y munición para el resto de la batalla.

El piloto activó la radio para todo el escuadrón y comenzó a decir los diferentes cambios producidos por la bengala: - Movimiento en Norte y Sur, comienzan a marchar. 300 metros de nuestra posición. Señor.
La voz firme del Sargento se escuchó por los auriculares de todos los cascos: - La retaguardia Este, ¿qué hace?
-Hay movimiento, no marchan, solo avanzan lentamente 340 metros señor.

El humeante Líder se desplazo a la posición del Cabo con la MVulcan y poniéndole la mano sobre el casco le dio la orden con una seña de alto el fuego. Ahora si incó rodilla en tierra y comenzó a disparar cubriendo la zona.

-Norte y Sur a 250 metros señor- vociferó por radio el Piloto.
-Higs Que cojones haces regresa a tu posición ¡Ya!- Ordenó el Sargento.
-Baja Fusilero punta Oeste. Señor- dijo Higs.