15 sept. 2012


    Entrada 124.

    Flanco Este Berebere.


    El Imán encargado de comandar el flanco Este, gritaba su arenga mientras todos menos uno respondían enfervorizados.

    Adan no estaba eufórico, estaba enfadado consigo mismo, por llevarlo a esta situación de la que no podía salir. De nacimiento Bereber, había emigrado de niño a Europa y se había criado en lo que se denomino durante años como sociedad de bienestar, las única guerra que había visto era sentado en el sillón de su casa frente al televisor. Cuando todo se sumió en el caos decidió refugiarse en su país natal y eludir así la radiación europea, África en ese sentido había sido mucho menos castigada.

    Cuando se enteró que un grupo muy numeroso de Bereberes perseguía a unos Cyborgs no lo dudo era una buena oportunidad para ganarse algo de prestigio y quien sabe si un puesto en la religión del país. Ni en la peor de sus pesadillas hubiera imaginado, que los Cyborgs plantarían rodilla en tierra y pelearían como gatos panza arriba, siendo él uno de los que correrían frente a sus balas.

    Por suerte era dueño de una carabina y eso le había otorgado un puesto en las filas medias de la carga, si llega a poseer una arma automática se hubiera quedado en la reserva. El flanco Este lo habían dividido en dos, un primer grupo mas numeroso cargaría y dejarían las mejores armas en espera viendo como avanzaba el primero.

<<Quien me mandaría, apuntarme a esta locura>> se dijo, mientras escuchaba la orden de marcha.

-Por Ala, por la venganza, muerte al demonio infiel- Vocifero el Imán.                                                
- ¡En marcha! 

         
                                                                Ir a entrada 126