16 oct. 2012



    Entrada 164

    Adam se despertó, no era capaz de adivinar cuanto tiempo había permanecido desvanecido, los disparos ya no pasaban por encima de su cabeza y solo escuchaba lamentos a su alrededor.
<< ¿Ha terminado?>> Se pregunto, palmeo las manos para quitarse la arena adherida, era una como una pasta fangosa compuesta por arena, sudor y sangre…







   Una vez las tuvo limpias se froto los ojos y oteo la situación; Diferentes cuerpos inertes se extendían allí donde alcanzaba la vista, algunos moribundos o heridos gimoteaban pidiendo auxilio. Escucho disparos lejanos al Este, donde el último resquicio de Cyborgs y bereberes se batían de trinchera a trinchera. No pudo evitar sentir un estremecimiento por todo el cuerpo al concebir la suerte que tuvo al desmayarse en el momento álgido de la batalla, apenas serian una cuarta parte si llegaba del ejército que habían presentado al combate. 

   Otro núcleo de Bereberes se apelotonaba al Norte de su posición, haciendo un esfuerzo pudo ver que se trataba de un linchamiento a uno de los Cyborgs, que por alguna razón estaba descolgado del tiroteo central.
No lo dudo ni un instante, tenia que menearse y rápido, si al terminar la batalla un Imán descubría que había quedado tirado en el suelo sin tan siquiera un rasguño, no solo nunca sería nadie en esta nueva comunidad, sino que caería en vergüenza y era demasiado débil para poderse valer por si solo.

   Se levanto y fingiendo una herida en la pierna, se encaminó al linchamiento, siempre sería mejor sitio que la del otro flanco que intercambiaba disparos entre trincheras.