1 oct. 2012



    Entrada 154.

    Uno a uno fueron repitiendo la misma frase por los micros:

 – Cargador fase 2 esperando orden. Señor.

    Sin munición útil para el momento, con bereberes llegando incesantemente. Teniendo que finiquitarlos en cuerpo a cuerpo, las bajas en el escuadrón no tardaron en llegar.
Dos círculos se apreciaban, el conocido defensivo y uno alrededor de éste compuesto por la multitud de cadáveres enemigos abatidos en las cercanías. El improvisado muro humano era el encargado de frenar la carga, pero no impidiendo lo inevitable… El temido cuerpo a cuerpo.

-¡Piloto posición de la retaguardia Este! –Exclamó el líder.

    No hubo respuesta.

   El sargento destripó al oponente que rifaba muerte al trabarse con él y viendo que tardaría unos segundos en ser acometido de nuevo, se giró para buscar al piloto con el radar… Solo encontró un enclenque soldado de aire con un disparo en alguna parte de su destrozado rostro.
Al volver la mirada al frente, no lo dudó, prendió el fusil y lo lanzó con todas sus fuerzas sobre el primer objetivo que encontrase. Se replegó al interior del círculo y abrió los expendedores de equipo de las cyber-piernas, sacó dos granadas, quitó las anillas << Si la retaguardia no está a 150 somos carne de horca>> pensó mientras decía por todos los canales:

-A mi orden ¡fase 2! En:
-3.
-2.
-1.


-¡Fase dos! Bramó el Juglar al tiempo que bajaba de un brinco el escenario y corriendo llegó a la altura de un tablón sujeto con cuatro adoquines que volteó de una patada, derramando las consumiciones sobre los pasmados propietarios. Mientras no paraba de relatar en alto.