7 ene. 2013




         << Freeze >> - y  una nube blanca translúcida cubrió al hombre de la armadura, recubriéndolo de una capa de hielo, mientras saltaba hacia la estancia contigua a través de la puerta. Los perros imitaron sus movimientos, lanzándose también en pos suyo, con las fauces metálicas abiertas dispuestos a despedazarlo. Pero él fue más rápido, y al tocar el suelo rodó sobre sí mismo para encarar de nuevo la entrada y generar el comando-  << ForceBarrier >>. Un muro cristalino cubrió la abertura, impidiendo el acceso de los canes, que se amontonaban dando golpes contra él.
         << Ha estado cerca >>
Tras un momento de respiro, se aproximó al núcleo central. Sabía perfectamente que no estaba todavía a salvo. La barrera retendría temporalmente a los sabuesos, pero nada tendría que hacer contra el programa demonio. Y el efecto de congelar, no iba a durar demasiado. La enorme torre que se erguía delante de él, como una columna de luz rojiza, se alzaba hasta el infinito de la oscuridad que cubría el cielo. Estiró sus manos, introduciéndolas en el haz de luz, para conectarse a él. Por un momento, sus ojos se quedaron en blanco, al desbordarse su mente con el flujo de datos. Y empezó a rebuscar entre las cadenas de códigos, los que controlasen el dispositivo de la bomba.
<< Tienes que estar por aquí >>
Una vez localizó el cifrado de activación remota, lo manipuló para introducir su propia secuencia, lo que les otorgaría pleno poder sobre el explosivo. Y acto seguido, mando un mensaje al Doctor que esperaba fuera del ciberespacio, para transmitirle su éxito.
<< Un momento, ¿que es eso? >> -Justo cuando iba a desconectar sus manos del sistema, observó un segundo comando. Pero éste, hacía referencia a la detonación interna.
<< ¿Interna? >>- se sobresaltó.
Estaba tratando de discernir la respuesta a su propia pregunta, inconsciente del círculo negro que se abría bajo sus pies. Sigilosas, dos enormes manos huesudas, de un color metalizado asomaron aproximándose a sus piernas.
<< ¡El Ronin tiene la capacidad de inmolarse! >>
Fue lo último que llegó a pensar, antes que lo agarraran y tiraran de él, hacia la más absoluta oscuridad del abismo.
En el exterior, Shao Tee controlaba los niveles del gotero del Cyborg. Los Nanobots que poseía luchaban cada vez mejor contra los efectos de las drogas, obligándole a aumentar la dosis cada cierto tiempo. Un agudo pitido, le indicó la llegada de un mensaje a la terminal conectada a Gao Feng, desde dónde podía comunicarse cuando corría la red.
- Código de control del explosivo cambiado. Nueva señal AWZ615YE0. Objetivo cumplido.
- Menos mal…
Pero el alivio no le duró mucho, porque conforme terminaba de leer, el cuerpo de Gao Feng empezó a convulsionar de forma incontrolada. Y durante los breves segundos que duró el espasmo, friendo su cerebro hasta convertirlo en un vegetal, el doctor no pudo hacer más que mirar horrorizado como perdían a su mejor Netrunner.


                           Ir a Ronin V (próximamente)