1 oct. 2012



     Entrada 150.

    Todos los flancos eran tiroteados y ensordecidos por el silbido de las balas entrantes y el tronar de las salientes. Esquirlas metálicas de diferentes partes del blindaje volaban por el interior del círculo defensivo, la marabunta humana se cerraba poco a poco ahogando a los Cyborgs que no paraban de disparar ni un solo instante. Según la munición restante en cada caso, ráfagas o mono disparos.
                                                                
    Se dejó caer del escenario con un disimulado saltito, miró a los espectadores que en silencio atendían el momento álgido de la historia. En una mesa divisó el objeto que necesitaría en breve. Se aproximó mientras no paraba de hablar y gesticular. Cogió una taza de hojalata vacía y regreso al escenario.
                                                                
-¡No os levantéis!, ¡no os levantéis!… Decía sin parar el sargento, al estar en la posición de combate conocida por rodilla en tierra  los disparos que no salían excesivamente altos ni alcanzaban a su objetivo, se aliaban con los cyborgs, los bereberes del Norte causaban bajas a los del Sur que sin querer emulaban a sus homónimos, lo mismo ocurría con Este y Oeste.

Pero eso solo era una minúscula ayuda para el escuadrón, el número era elevado y no todos fallaban. Los disparos precisos colisionaban sobre sus indestructibles pechos y sobre los miembros implantados más propensos a averiarse.
                                                                 
     Empezó a golpear el cuenco contra el cilindro de oxigeno emulando el sonido de las balas al impactar con los metalizados humanoides. El público que hasta el momento había permanecido silente, produjo un susurro generalizado comentando la ocurrencia del Poeta, incluso algún recatado aplauso se escuchó por la sala.
Estaban encantados con la representación, algo nimia en recursos pero hacia años que sus ojos y su mente no se regocijaban con el que sin duda alguna es el libro en 3D… El impasible al paso del tiempo: El teatro.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nota del autor: “El libro 3D: El teatro” es mi guiño y mí agradecimiento al escritor Santiago Posteguillo por hacernos disfrutar a mí y a mi familia del que catalogamos su mejor libro: La noche que Frankestein leyó el Quijote.