1 oct. 2012



    


    Entrada 151.

    Higs el cabo, el más veterano soldado del pelotón visualizó por su pantalla como se monitorizaba un aviso: Cambio de cargador. Tres ráfagas cortas o nueve disparos. Esa era la carencia de tiro que indicada.
             
                                                                          
    Estiró la mano sirviéndose de una madera alargada que formaba parte del atrezo de basura alojada por el escenario del Santa. Sin detener su monólogo se agachó posando una rodilla y empuñó la madera como arma automática. Dejando el recipiente de hojalata sujeto al dedo meñique.
    Ejecutó el retroceso del arma, mientras narraba dos ráfagas a sendos bereberes alojados en el ficticio espacio del local, aderezó el momento con dos onomatopeyas elevando el tono de voz

                                     
                                                                   Ir a entrada 152