16 oct. 2012




    El ímpetu del majestuoso poder del arma pesada destrozo la columna de Jerbas que a duras penas pudieron responder el fuego, los que salieron evitando la muerte por los lados cayeron en la zona de fuego, siendo muertos o heridos de gravedad. Apunto estuvieron de salir en retirada, pero un todo poderoso Imán vivo. El que fuera al principio de la batalla el Imán del Oeste Abel-Al Zudir comenzó a disparar al cielo clamando  la guerra santa e implorando valor por estar ante la presencia de Ala.

    Como hicieran en la épica carga Este, cuando cesó la carencia de disparo, usando cadáveres e improvisados huecos en las dunas se atrincheraron y comenzó un intercambio de fuego. Las bajas entre los Jerbas habían sido enormes, apenas llegaban a la decena. Pero lejos de plantearse una derrota imbuidos en la ira se esparcieron asumiendo el mando de grupos reducidos de civiles, ordenándoles movimientos de guerrilla.

    Avanzar, cubrirse, disparar, refugiarse… No todos los grupos tuvieron el mismo éxito pero pocas victorias necesitaban, una simple baja era un mundo en aquellos momentos. Aprovechando la carencia de fuego del Sur Cyborg, acotaron terreno y no tardaron en superar el blindaje de su objetivo.
-Baja Sur 1.- Informó por radio el Cyborg del fusil de asalto mientras insertaba su último cargador.
-Sin munición de MV.Señor- Por inercia meneó su posición a la altura del caído prendiéndole la única pistola ligera con cargador y desenfundó un mono cuchillo.

- En 5 nos levantamos y replegamos. Retrocedemos 10 metros y nos juntamos en línea- Ordenó el Sargento. A sabiendas que sin la MVulcan pronto dejarían las trincheras y de nuevo avanzarían en carga.
-5.
-4.
-3. <<Pero que coño es eso, será hijo de puta>> Pensó al ver un parpadeo rojo a través del monitor instalado en el visor del casco, donde monitorizaban ciertas acciones de sus hombre.
-…
-…
-Perdón señor, esperando ordenes- Dijo el cabo tras el silencio creado por el Sargento.



                                                                   Ir a entrada 164