1 oct. 2012



    Entrada 161

    El miedo y la muerte, hicieron retroceder las dos cargas que buscaban interceptar al escuadrón por el Norte y el Sur.

    La pequeña retaguardia del Este, no contuvo el miedo al ver a los medio hombres medio maquinas frente a ellos y rompieron en retirada. Solo el grupo de Jerbas prosiguieron la persecución por el Oeste, arrastrando una cola de civiles rezagados junto a tropas del Norte y Sur que se replegaban tras ellos huyendo del mar de arena fuego y esquirlas férreas.




                                                         
                                                                  Ir a entrada 162