19 feb. 2013




Entrada 194.

El incidente con los detectores de pH había quedado horas atrás en el camino. La tarde oscurecía dando paso al frio y el chillar del aire que desde hacía un rato golpeaba incesantemente el maltrecho cuerpo de Jack.

Cabizbajo intentando mantener la mente en blanco solo preocupado del siguiente paso: Su herida del pecho sangraba tímidamente, el editor de dolor le resguardaba de los dolores de pies y riñones. Pero el cansancio no era atajado por ningún artilugio implantado y como una losa hundía al cazador de hombres.

En un lance del camino apoyó su cayado en la superficie de una piedra plana medio enterrada en el suelo. La punta de madera resbaló hacia delante viéndose acompañada por todo el cuerpo. Black con un acto reflejo adelantó la pierna derecha para amortiguar la caída, estiró los brazos y consiguió que su casco no se estrellara contra suelo. Quedó flexionado a no más de unos centímetros de la superficie –Ah estado muy cerca –Resopló.

El editor mando un mensaje al conector neuronal que al instante mostró en la visera: -Daño no letal: Tobillo derecho - << No me jodas, ostia, esto era lo que me faltaba >>. Despotricó mientras bajaba la vista a la pierna que había soportado todo su peso y el de su equipo: El tobillo tocaba literalmente el suelo y la suela de la bota estaba alzada horizontalmente mal apoyada.

Cerró los ojos, inspiro hondo y no se molestó en pedir información de la lesión. Sería mínimo un esguince o una rotura muscular. No disponía de asistencia medica ni su botiquín poseía nada para ese tipo de lesiones. El conocimiento solo lo haría cavilar más o incluso detener la misión. Y no podía permitirse esa opción, así que hizo lo único que podía hacer.