12 feb. 2013




Entrada 184.

Pasadas las granjas como bien indicaba el mapa Jack Black se topó a un lado del camino con que fuere una diminuta aldea bautizada con el nombre de Peñaseita. Abandonada a su suerte había tomado un cariz fantasmagórico y de poco interés para nadie, ni tan siquiera para los labradores neo residentes de la zona servían las cuatro derruidas paredes del lugar.

Se paró para prepararse un coctel de Crack, una dosis ligera sin pasarse. El mapa marcaba como punto de referencia el lugar, a partir de aquí la subida iría en aumento hasta alcanzar 1150 metros de altitud. Ataviado con mochila, equipo y una armadura de blindaje pesado iba a ser realmente duro para las heridas recién cicatrizadas y en el caso del pecho incluso a medio curar.

<<Una dosis pequeña, que me deje ser consciente>>. Un espasmo muscular, la grata sensación del yonki después el consumo y el sabueso de personas prosiguió la marcha.

No había trascurrido ni una hora de subida cuando tuvo que realizar un alto no programado. La camiseta interior la tenía empapada, los pulmones ardían por el fuerzo realizado y la necesidad de respirar hondo para oxigenar la sangre. << Esto no va bien>> Pensó mientras dejaba la mochila en el suelo.