2 mar. 2013



 Entrada 207

Preparó la chuta. Rodeó su brazo con un trozo de goma alargada, abrió y cerró el puño hasta que las venas tomaron forma. Un pinchazo… La heroína entró en su cuerpo y el tobillo dejo de dolerle. Despacio tiró de la parte posterior de la jeringuilla, extrayendo sangre y mezclándola con la droga. Empujó despacio y la venenosa sustancia mezclada con vitae penetró por sus venas produciéndole paz.


En la distancia de nuevo aparecían los caballos salvajes dirigiéndose hacia él. Repitió la operación varias veces hasta estar sumido en sopor. Con la mano acaricio los hocicos equinos. Todo estaba en su sitio, el campo era maravilloso, los animales eran sus amigos y no sentía cansancio, solo un profundo y cálido sueño.

Fue cerrando los ojos y se quedó dormido soñando con rocines y tiempos mejores.



                                                             Ir a entrada 208